Los niños,
eran para William “un tesoro” a los que consagró su vida