La Biblia,
el libro preferido de William